×

Información sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y mejorar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación y uso. Mas información. Al utilizar nuestro sitio usted acepta los términos de nuestra Política de Privacidad.
Aceptar
Añadir
Comprar
Añadir al carrito
Comprar ahora
Comprar
Cancelar

INFORME SEMANAL DE POLíTICA EXTERIOR : OCCIDENTE, 75 AÑOS DESPUÉS

OCCIDENTE, 75 AÑOS DESPUÉS


Informe Semanal de Política Exterior
OCCIDENTE, 75 AÑOS DESPUÉS
La conmemoración del aniversario del desembarco en Normandía ha tenido este año un especial simbolismo. Probablemente sea la última vez que participe un número significativo de veteranos del ‘Día D’, como los dos paracaidistas británicos, Harry Read, de 95 años, y John Hutton, de 94; quizá una metáfora de las lánguidas relaciones transatlánticas en la era de Donald Trump. EL 6 de junio de 1984, el entonces presidente de EEUU, Ronald Reagan, dijo en su discurso en los acantilados de Pointe du Hoc que “en las playas normandas, Occidente se mantuvo unido. Vuestras esperanzas son nuestras esperanzas y vuestro destino es nuestro destino”, añadió, dirigiéndose a los líderes europeos presentes. Eran otros tiempos. Cada día mueren unos 340 veteranos americanos de la Segunda Guerra Mundial y con ellos se desvanecen los últimos recuerdos de los testigos presenciales de la contienda. Y quizá también sus lecciones. Para Washington, la más importante fue que no podría prosperar con sus instituciones y valores intactos si no promovía la recuperación europea, estrechando los vínculos políticos, económicos, militares y estratégicos con sus democracias. Este fue el pilar fundamental del orden político y económico liberal que ganó la guerra fría y derribó el muro de Berlín. Pero ese mundo de la posguerra y sus instituciones –el del Plan Marshall, la OTAN, Bretton Woods, el G7, la Organización Mundial del Comercio…– diseñadas para evitar la anarquía del sistema global y que muchos creían inquebrantables, se muestran cada vez más frágiles. Las democracias del Atlántico Norte hasta hace poco representaban el 80% del PIB mundial, hoy rondan el 50%. EEUU sigue siendo el país más poderoso del mundo, con el 24% del PIB global (38% en 1969), sus 11 portaaviones, 6.500 cabezas nucleares y un 16% de poder de voto en el FMI. Un 88% de las transacciones de divisas mundiales se realizan en dólares y pocos dispositivos
1E Ejemplar
-
1M 1 Mes
-
3M 3 Meses
-
6M 6 Meses
-
1A 1 Año
-